lunes, 21 de abril de 2008

There will be blood

Hoy Esperanza Aguirre se lo ha pasado como nunca. Se encontraba en su ambiente, como invitada al programa 59 segundos, siendo el centro de atención nada más y nada menos que de esos señores que forman cada día nuestra opinión "pública".
Como se trata de un debate de ideas, no de personas, hemos podido escuchar pensamientos de la profundidad de "votaré a Rajoy en la convención de junio... o no... o sí". De entrada hemos alcanzado a entender que en el debate de ideas que "La presidenta" sostiene consigo misma ésta no maneja, como mínimo, el principio de contradicción. Eso sí, nos ha explicado qué entiende por liberalismo, y de paso he aprendido que Keynes era un liberal neocon.
El centro de su intervención o unción no ha sido precisamente las ideas, sino más bien la persona. De Aguirre, "La presidenta", como le gusta a ella presentarse, la opinión pública ya puede pensar que es la persona que debe disputar a Rajoy la presidencia del partido, y lo piensa como quien piensa que, si no llueve hoy, lloverá mañana. Y al parecer sin necesidad de que la persona en cuestión haya hecho ninguna declaración clara y positiva al respecto, pues el gusto por la contradicción o la ambigüedad no es tan disparatado si se cuenta con la habilidad política y mediática de Aguirre y de sus colaboradores.
Es muy posible que en la próxima convención que se celebrará en junio sólo haya una candidatura, a pesar de lo que desean y expresan la mayoría de los medios de comunicación, la oposición en bloque, los ciudadanos y, entre ellos, el 44 % de los votantes del PP (frente al 33,5 % que opina lo contrario). Será difícil que Aguirre consiga los compromisarios que necesita para presentar una candidatura alternativa. Pero tampoco tiene por qué suponerse que el asalto a la fortaleza se producirá en esta convención.
La exclusión de Esperanza Aguirre de la que se celebrará en junio puede llegar a convertirse en todo un asedio a Rajoy. Bastará con su denuncia de que es necesario un debate de "ideas" con ocasión del espectáculo que nos regalará un montón de resentidos, que se sienten ganador, se dan palmaditas en la espalda y aúpan una vez más a un candidato que concurrió a las últimas elecciones con el índice de popularidad de Espinete. Y todo, además, sin el preciado apoyo de un Jiménez Losantos o un Pedro J. Ramírez.
Correrá la sangre. Por lo que pueda pasar, los nacionalcatólicos se preparan para parecer liberales, al estilo de Aguirre, Telemadrid... y Keynes, claro.

6 comentarios:

tricesimus dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
lycophon dijo...

Es interesante, Bonobo, pero dale vidilla, que corra sangre de verdad; la verdad es que con este título yo me esperaba ver el retrato del guapísimo Daniel Day Lewis y me veo a la "blonde" riéndose a maníbula batiente. Si se cree que va a llegar a presidenta, la esperanza la lleva exclusivamente en el nombre.

Bon Bonobo dijo...

Pues sí, el título entra plenamente dentro de la categoría de "publicidad engañosa". Reconozco que Daniel Day Lewis vendería más... La verdad es que yo tampoco quiero imaginarme a la tipa ésta con más poder del que ya tiene. Un saludo!!

Bon Bonobo dijo...

Por cierto, tricesimus, no sé muy bien por qué no aparece tu entrada, pues ni tengo habilitado control de comentarios ni lo he eliminado. En fin, lo siento, debo de haber trasteado lo que no debo...

Joaquín dijo...

Pasaré de vez en cuando por aquí. Me ha encantado sobre todo ver aparecer a Espinete. Esto promete.

Bon Bonobo dijo...

Gracias, Joaquín. Oye, ahora que lo pienso, lo de Espinete no sé yo si era buen recurso, porque, ahora que lo pienso... no se parece Rajoy a Don Pimpón?
http://librexpresion.org/system/files/images/a1a14b5bf3e091dd6dfb023e1267a719-1476.preview.jpg